Busca empleo:

10 Errores en una entrevista de trabajo

Natalia recibió una propuesta laboral para ocupar un puesto de diseñador industrial en una importante empresa. El día de la entrevista, se bañó, maquilló y peinó; sin embargo, no contaba que el cansancio le jugaría una mala pasada.

Se presentó con el entrevistador y el primer error apareció: bostezó frente al hombre de Recursos Humanos, antes de la primera pregunta. Segundos después, Natalia vuelve a mostrar su fatiga.

El hombre sale de la oficina con algún pretexto y ella queda “completamente” sola en la oficina.

Diez minutos más tarde, Natalia no aguanta más el cansancio. Se acomoda en la silla, recarga la cabeza sobre su mano derecha y cae profundamente dormida. Su cuerpo resbala y despierta asustada.

El hombre regresa y continúa con la entrevista. Natalia responde dos preguntas y dice tener toda la actitud para el trabajo. El hombre la despide con la clásica frase: “Nosotros la llamamos”, el teléfono nunca sonará. Ella fue videograbada, mientras se dormía en la oficina.

Errores como estos no pueden suceder durante una entrevista laboral, pues al igual que Natalia, se puede dejar ir una gran oportunidad de trabajo.

1. No ser puntual. El llegar a la hora citada a una cita de trabajo, muestra interés en la búsqueda del empleo.

2. No demostrar mucho entusiasmo por la propuesta de trabajo. Los seleccionadores buscan candidatos que muestren entusiasmo tanto por el puesto como por la empresa.

Es conveniente tener preparadas algunas preguntas sobre el puesto en cuestión. De esa forma, se demuestra interés por el puesto y puedes entender los puntos que no hayan quedado muy claros durante la entrevista.

3. Hablar sólo de tu experiencia laboral y no incluir aspectos como antecedentes académicos y personales. Mucha gente piensa que los candidatos que sólo hablan de trabajo, tienen la mejor oportunidad de obtener un puesto. Pero siempre hay un ¿tú? que existe después de las horas laborales, y los entrevistadores quieren conocer a esa persona también.

Mantente positivo y deja que el entrevistador conozca los mejores aspectos de tu personalidad, pero ten cuidado de no hablar demasiado, no sea que si la entrevista marcha de maravilla, te sientas cómodo y fastidies al entrevistador.

4. No tener en claro en qué área deseas trabajar, demostrar que aceptas cualquier empleo, ello refleja que estás desesperado y no es favorable.Ajusta tus respuestas para el puesto que estás buscando y  aprende lo más que puedas de la vacante para la que estás aplicando.

Cuando hables de tus logros, habilidades y experiencia, dilo en términos de los requerimientos de ese trabajo y las metas de la compañía.

5. No saber venderse. En la entrevista laboral, se deben vender los beneficios que tendrá la empresa al contratarte.

Es bueno hablar de las virtudes que se poseen, pero es mejor enfocarse en los beneficios que obtendrá la empresa si te selecciona.

6. Demostrar que estás sobrecalificado para el puesto. En ocasiones los empleadores piensan que si tienes mucha educación o mayor experiencia de la que requiere el puesto, estarás por encima de lo que te pueden pagar y podrías dejar el empleo a la primer oportunidad.

En caso de que desees el empleo, explica cómo tu educación y experiencia permiten enriquecer la posición y a la compañía, además del efecto positivo que eso conlleva. También, señala tu interés en el puesto y por qué no abandonarás el empleo a la menor oportunidad.

7. Reflejar inseguridad en tus respuestas. No digas “Creo que” o “me parece”, eso demuestra falta de confianza o excesiva timidez. Di mejor “Estoy seguro de que” o “Estoy convencido de que”.

8. No estar listos para responder a preguntas difíciles. Para las preguntas difíciles no existe una respuesta única y definitiva. Debes estudiar tu caso particular y relacionar las respuesta al trabajo que se solicita con las habilidades propias.

Es recomendable tomarse un par de segundos cuando se tiene una pregunta difícil, repasar mentalmente la respuesta y decirla en forma pausada pero sin titubeos.

9. No tener empatía. Una buena actitud es fundamental para triunfar en la entrevista de trabajo.

De la actitud dependerá en buena medida el éxito o el fracaso de tus aspiraciones. Sin embargo, al contrario de lo que muchas veces se cree, una actitud serena y sumisa no es siempre la más adecuada.

Se debe aprender a distinguir lo que busca el entrevistador y responder a sus expectativas.

10. Quedarse callado al final de la entrevista. El término de la entrevista es el momento ideal para mostrar el interés por la propuesta laboral.

Quedarse callado en el cierre de la entrevista es sinónimo de desinterés. Es necesario hacerle ver al entrevistador todos los aportes que harás a la empresa y no solo interesarte por los beneficios que obtendrás.

Sigue estos consejos y preparate para conseguir el empleo de tus sueños.

Anuncios...
hola